Las ciudades españolas se vuelcan con los refugiados del Aquarius