El mar de Aral, uno de los lagos más grandes del mundo se convierte en un desierto