La Iglesia pide sacerdotes “enteramente varones y, por tanto, heterosexuales”