Arrabal cree que la ceremonia surrealista del Marqués de Sade fue totalmente moderna