El arzobispo de Zaragoza no se jubiló, sino que fue obligado a irse por el Vaticano