El presunto asesino de una cajera de Cambrils, en la calle