El hombre cuyo semen se halló en la ropa de Asunta defiende su inocencia