Veinticinco años después, las víctimas de Hipercor, tratan de olvidar el atentado