Atraca un bar en Pontevedra y termina apaleado