Pánico en el metro de Barcelona por unos chillidos que se interpretaron como un ataque