Barcelona recomienda a los colegios que los niños no salgan al patio