El pesimismo domina a los españoles que esperan un año peor que el anterior