Cádiz vive una explosión de ironía y crítica en la final de chirigotas de su Carnaval