Clases suspendidas y otras consecuencias de la ola de calor