Las Damas de Blanco aseguran que existirán mientras haya en Cuba un preso por pensar diferente