La Delegación del Gobierno de Madrid prohíbe la "procesión atea" y los organizadores recurren