Se graba en plena crisis para demostrar que no es divertido sufrir narcolepsia