Denuncian que más de 2.000 malíes viven en campamentos en pueblos freseros de Huelva