Celta: un tren viejo y ruidoso