Dolor sin lágrimas en el entierro de María Teresa, última víctima del Madrid Arena