El duque de Edimburgo, hospitalizado por una infección de vejiga