Aída y Cristina, dos universitarias víctimas de los recortes en educación