Un escape de gas tóxico en Igualada afecta a más de 60.000 vecinos