España es el segundo país que mejor acepta el divorcio, según un estudio