Esperanzas remotas: cómo curar lo incurable