Europa prácticamente paralizada por aire a causa de la nube de ceniza provocada por el volcán islandés