Greenpeace denuncia que un sarcófago que cubre el cuarto del reactor está lleno de agujeros