Los trabajadores de Tragsa se niegan a realizar los servicios mínimos de limpieza