Ibiza, uno de los puntos de Europa por donde entran las nuevas drogas