El negocio de una iglesia evangelista deja seis muertos