La Infanta se va sin contestar las preguntas de la acusación popular