“Los huesos eran como polvorones, se podían deshacer con un leve movimiento”