Los juguetes ocupan el Auditorio Nacional