Tras la tormenta, toca hacer balance