La empresa que alquiló Madrid Arena asegura que no había exceso de aforo y que las salidas se utilizaron con normalidad