Madrid se tiñe de orgullo, fiesta, reivindicación… y mucha seguridad