Madrid no es la única ciudad que toma medidas para los peatones