Los guardias de seguridad dormían durante la tragedia del Madrid Arena