Mato denuncia que hay 200.000 trabajadores que adquieren fármacos con tarjeta de pensionista