Un nuevo tratamiento permite alargar la vida de un enfermo de cáncer hasta cuatro años