Miles de devotos recrean en Jerusalén la víspera de la crucifixión de Cristo