Muros, puentes tibetanos o cuerdas para trepar, todo vale en la Farinato Race