Obligada a llevar tacones, así terminan los pies de una camarera tras su jornada laboral