Los canales, un peligro en las carreteras españolas