Antonio y Eva, abatidos por la sentencia contra el asesino de su hija