El Papa pide perdón por los casos de pederastia y condena el "daño irreparable" a los niños