Pekín lanza un ambicioso plan de "derechos humanos" en plena crisis