Los Príncipes ceden su herencia