Las víctimas del accidente del rally de A Coruña no vieron el peligro