Reducen a un año de cárcel la pena contra el periodista que tiró los zapatos a Bush